Sabotaje de mi éxito o procrastinación

Por  Becky Mitre

Todos tenemos claro qué hay que hacer para lograr nuestros sueños. Hay quien se dedica arduamente a esta tarea y que incluso raya en convertirse en workaholic, pero también hay quien se la pasa fantaseando que hace grandes cosas que lo hacen exitoso y admirado. Un dato curioso indica que “un 20% de las personas evitan crónicamente tareas difíciles y buscan deliberadamente distractores”.

 

¿Les ha pasado que tienen tantas cosas que hacer y sin embargo acaban con una larga lista sin hacer? Esto se le denomina procrastinación, es decir, “dejar para mañana lo que sabemos que tenemos que hacer hoy”.

 

¿Qué tiene que ver esto con la vida empresarial o de negocios? Demasiado, porque hay decisiones que se deben de tomar y sin embargo las expulsamos de nuestra mente, aunque eventualmente regresan en el futuro.

 

Puede tener diversas explicaciones: la falta de visión; una falta de tiempo; pobres habilidades de organización (Peter Druker: “quien falla en la planeación, planea el fallo”), pobre priorización o falta de habilidad para decir no; cansancio para iniciar; miedo por los resultados; distracciones constantes; finalmente sentirse abrumado sin saber por dónde empezar.

Hay que decir que la procrastinación en parte refleja nuestra perenne lucha con el autocontrol, así como nuestra dificultad para predecir el mañana o el siguiente día e incluso podemos llegar a la conclusión de que trabajamos mejor bajo presión, pero es posible que no sea más que una justificación.

Para encontrar por qué posponemos acciones, sería oportuno responder a tres preguntas:

  1. ¿Cuál es el propósito de la procrastinación? ¿Será el desagrado, alergia al esfuerzo y tendencia a lo fácil, aunque menos productivo, temor a encarar temores?

  2. ¿Qué hay entre procrastinación y afrontar la realidad? ¿Cuidar tu buena imagen, temor a fallar, traicionar expectativas de los demás?

  3. ¿Posponer decisiones suma tiempo para mejores decisiones o es pérdida de tiempo y recursos?

 

“Tu actuar atrae resultados, posponer tus decisiones es alargar lo que sueñas”.