¿Es necesario contratar a un consultor para hacer planeación estratégica?.

Por     Becky Mitre

Hacer planeación estratégica en realidad no es complicado. Únicamente se requiere de disposición, metodología, tiempo y participación de los tomadores de decisiones. Así que, en estricto sentido, contratar un consultor no es necesario; lo necesario es hacer planeación estratégica.

La planeación estratégica define el rumbo o dirección de una compañía. Es un proceso que ayuda a responder 4 preguntas clave y una vez que se hayan respondido ayudarán a tomar decisiones con más certeza y claridad:

  • ¿Quiénes somos?

  • ¿Dónde estamos?

  • ¿Hacia dónde vamos?

  • ¿Cómo haremos para lograrlo?

 

Para responderlas, se requiere:

1. Disposición

No cualquiera está dispuesto a profundizar y analizar la situación actual de su empresa y redireccionar el rumbo. Pareciera que es más fácil estar atrapados en las actividades rutinarias del día. Es como estar en una rueda de hámster, todo el día corriendo de un lado para otro, estando muy ocupados sin llegar nunca a ningún lugar. Al entrar al proceso de planeación estratégica, se define una visión y se detallan los proyectos estratégicos para lograrlo, para que cada día se tomen decisiones alineadas con la visión.

 

2. Metodología

Gracias a la gran cantidad de información disponible hoy en día, se pueden buscar autores o metodologías específicas. Por ejemplo: Kaplan y Norton con la metodología de Balanced Scorecard, Scaling-up de Verne Harnish o el compendio On Strategy publicado por Harvard Business Review por mencionar algunos. En este punto en particular un consultor especialista en estrategia puede ser de mucha ayuda, ya que seguramente tendrá desarrollada su propia metodología basada en la experiencia, así como herramientas concretas que faciliten las conversaciones.

 

3. Tiempo

La razón por la que muchas empresas no hacen estrategia es precisamente por falta de tiempo. Sin embargo, cuando se hace el esfuerzo de asignar tiempo a pensar en las 4 preguntas clave, pareciera que el tiempo rinde más, pues todas las acciones se enfocan hacia una visión común y se dejan de hacer cuestiones innecesarias.

 

4. Participación de los tomadores de decisiones

Hacer estrategia no es el trabajo del dueño o del director general de una empresa solamente. No puede ser el trabajo de una sola persona pues es un proceso que requiere del conocimiento, la experiencia y participación de los responsables de las áreas funcionales de la empresa. Es decir, tienen que participar todos. En general, un consultor externo puede ser útil para facilitar las discusiones, asegurar la participación, manejar los conflictos o discusiones que puedan surgir y, sobre todo ayudar a cuestionar y fortalecer el pensamiento estratégico.

Con todo lo anterior, podemos concluir que contratar a un consultor para hacer planeación estratégica no es indispensable pero definitivamente es recomendable, dado que puede agregar mucho valor, sobre todo para la utilización de herramientas y metodologías, así como para facilitar el diálogo entre los participantes y asegurar que se genere un plan estratégico robusto.