Marketing: ¿Gasto o Inversión?

Por  Becky Mitre

Hay muchas marcas en el mercado que con sólo ver un tipo de letra, un color o un pequeño ícono inmediatamente nos permite saber de qué marca se trata. Marcas como Nike®, Coca-Cola®, Special K®, entre otras. Cuando pensamos en ellas, pareciera que todas tienen algo en común: Son marcas propiedad de empresas, que tienen grandes presupuestos para invertir en iniciativas de marketing.

Desafortunadamente, esta idea de grandes presupuestos para construir grandes marcas ha generado que muchas medianas y pequeñas empresas dediquen poco tiempo y esfuerzo a sus planes de Mercadotecnia, y esto tiene como resultado campañas publicitarias poco efectivas, sin metas concretas y, por supuesto, sin un claro retorno de inversión. De ahí surge la idea que tienen muchos empresarios que consideran que invertir en la construcción de marcas no es en realidad una inversión; sino un gasto.

Las marcas son consideradas un activo por una simple razón: son el vínculo con nuestros clientes y consumidores que de manera concreta y directa comunican la esencia, el propósito, la cara, la imagen, la personalidad y la vida misma de una organización. Todo esto en una sola marca. Aunque parezca (y es) difícil, se puede lograr.

El reto que resulta apasionante para los empresarios hoy en día, es desarrollar un plan de Mercadotecnia que genere resultados enfocados al crecimiento del negocio. No podemos minimizar el trabajo tan profundo que se lleva a cabo detrás de un sólido plan de Mercadotecnia; pero hoy podemos empezar recomendando tres pasos básicos:

 

1.- Define perfectamente quién es tu cliente y/o consumidor y conócelo a fondo.

2.- Concretamente, determina qué es tu producto o servicio y cómo satisface las necesidades de tu cliente. En pocas palabras, ¿cuál es el beneficio real que ofrece tu producto o servicio? Y luego, por supuesto, hay que comunicarlo.

3.- El tercer paso es, justamente, cómo, dónde y cuándo comunicarlo. Este es el momento de responder ¿En dónde, cómo y cuándo mi cliente estará receptivo a mi mensaje? Y a partir de ahí desarrollar el plan concreto de acción.

 

Si asignamos un presupuesto para el plan de Mercadotecnia, es fundamental que cada peso invertido, reditúe. Invertir en un anuncio de revista cuando el cliente no es receptivo a ese medio es un desperdicio. Por el contrario, si damos nuestro mensaje a nuestros clientes clave en el momento en que ellos están receptivos a nuestro mensaje, entonces crecemos nuestro negocio. 

Requiere de tiempo, disciplina, esfuerzo y en muchos casos, será necesario contar con una agencia de publicidad. El día que nuestros clientes llegan gracias al plan de mercadotecnia es cuando sabemos que “el marketing no es un gasto, es una inversión”.