De propósitos a metas

Por  Becky Mitre

¿Cómo les fue en el 2020? ¿Qué proyectos iniciaron y cuáles llevaron a término?

 

Es muy común asumir que los propósitos de fin de año no se van a cumplir, la mayoría acepta que para marzo ya no irá al gimnasio o que dejará de ahorrar. Se ha convertido en una creencia colectiva que estos no se cumplen, pero no cumplirnos a nosotros mismos trae consecuencias negativas, nos impacta en el autoestima, el diálogo interno y la idea que tenemos de nosotros.

 

¿Qué pasaría si todos aceptáramos que el compromiso que adquirimos con nosotros mismos es irrompible? Yo creo que sí lo lograríamos, pero habría que hacer algunas cosas diferentes:

 

1.- Empieza máximo con 3 propósitos, enfoca todo en lograr uno de estos durante el primer cuatrimestre del año y así lograrás un nuevo hábito.

 

2.- Inicia con el propósito más fácil y celebra tus logros constantemente. Con esto te conviertes en una persona que cumple sus promesas y tu autoimagen es más sólida.

 

3.- Si no lo mides, no lo puedes mejorar. Debes tener un sistema que te permita medir los avances, así es mucho más fácil lograrlo.

 

4.- ¡Visualízate! Crea una imagen de ti mismo en la que te ves como la persona que quieres ser.

 

Escoge tus tres grandes metas para el 2021. Escríbelas, crea tu sistema de medición y empieza a visualizarlo. Vale la pena hacerlo diferente esta vez y el próximo fin año celebraremos el éxito de haber logrado los propósitos.

 

¿Qué dices? ¿Te unes al reto? Cambiemos la creencia colectiva y seamos las personas que siempre logran sus metas.